LA MADERA Y EL MEDIO AMBIENTE

 Contrario a la concepción que muchos tienen de  que el uso de la madera va en contra de la conservación del medio ambiente, su uso es más sostenible y más amigable con la naturaleza y es por eso que ha venido cobrando importancia tanto para elementos de mobiliario como para construcción de viviendas y edificaciones.
Las empresas que manufacturan productos con madera inmunizada, utilizan materias primas provenientes de bosques que han sido cultivados para uso y aprovechamiento forestal. Tanto las empresas inmunizadoras como las empresas reforestadoras legalmente constituidas buscan tener una sostenibilidad de su negocio por lo que se aseguran que la madera sea continuamente renovada.
Los gases de efecto invernadero entre los que se cuenta principalmente el CO2, que es emitido por los automóviles, es también absorbido por los arboles en su proceso de formación a través de la fotosíntesis.
Como la madera es un material renovable, mientras los bosques se van reforestando,  en ese proceso de crecimiento, los arboles juegan un importante papel en la absorción  de ese CO2.
Al contrario de los otros materiales utilizados en la construcción, el consumo de agua y de energía es considerablemente más bajo en la madera que en otros materiales. Además no genera contaminantes atmosféricos ni requiere procesos químicos o genera desechos tóxicos en su proceso productivo